Consumir alcohol en el embarazo daña irreversiblemente al bebé

 

Día Mundial del Síndrome Alcohólico Fetal: martes día 9 de septiembre

 

Consumir alcohol en el embarazo

daña irreversiblemente al bebé

El día 9 de septiembre, el 9 del 9 por los meses del embarazo, se convoca el Día Mundial del Síndrome Alcohólico Fetal, que es un conjunto de graves consecuencias para el bebé si la futura mamá bebe alcohol. La sociedad científica SOCIDROGALCOHOL fue una de las primeras entidades europeas en sumarse a la llamada de atención sobre el consumo de alcohol en el embarazo.

 

 

  • En España afecta a 2 de cada 1.000 recién nacidos vivos.
  • El consumo de alcohol durante el embarazo es la principal causa que se podría prevenir de defectos congénitos y trastornos del desarrollo en la UE.
  • El síndrome alcohólico fetal se ha convertido en la segunda causa de retraso mental tras el síndrome de Down.

 Cada año, el 9 de septiembre, se convoca a nivel internacional el Día del Síndrome Alcohólico Fetal, para recordar que la mujer debe abstenerse completamente de beber durante la gestación. En los casos de mayor gravedad se puede producir la muerte fetal. El Síndrome Alcohólico Fetal (SAF o FAS) que cursa con malformaciones tiene una gravedad moderada. Y los Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal (FASD) pueden manifestarse como alteraciones más sutiles del aprendizaje y del comportamiento, sin presentar malformaciones.

El consumo de alcohol durante el embarazo es la principal causa conocida de defectos congénitos y trastornos del desarrollo en la UE. Según investigaciones recientes, una mujer embarazada que consuma cualquier cantidad de alcohol está en riesgo de tener un niño con Síndrome de Alcoholismo Fetal. En los casos más graves, el consumo de alcohol durante el embarazo puede llegar a causar abortos espontáneos, nacimientos de bebés muertos y graves malformaciones cardíacas o cerebrales.

La Guía Clínica de alcoholismo, presentada por SOCIDROGALCOHOL en las pasadas Jornadas Nacionales de Sevilla 2014, y de acceso libre en http://www.socidrogalcohol.org/, indica que “El consumo de alcohol durante el embarazo ocasiona malformaciones, retraso en el crecimiento, peso y talla y retraso mental entre otros síntomas. Conocido y descrito desde hace más de 40 años, el síndrome alcohólico fetal se ha convertido en la segunda causa de retraso mental tras el síndrome de Down. Diagnosticado previo al nacimiento, los cuidados de la madre y del embrión deben extremarse; tras el nacimiento, los cuidados médicos y educacionales suponen una carga social y económica muy importante, lo cual debe sumarse a los costes producidos por el consumo de alcohol.

La incidencia en cada país varía; en España se calcula que el Síndrome Alcohólico Fetal puede afectar a 2 de cada 1.000 recién nacidos vivos, pero los Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal, que cursa con síntomas de déficit de atención, del aprendizaje y alteraciones del comportamiento, que suele estar asociado a fracaso escolar e inicio precoz del consumo excesivo de alcohol, pueden afectar a una población 10 veces mayor.

Algunos estudios ya han llamado la atención sobre el alto volumen de niños afectados en Europa. Según algunos análisis (Epidemiology of FASD in a province in Italy: prevalence and characteristics of children in a random sample of schools realizado por May PA et allii, in Alcohol Clin Exp Res. 2006 Sep;30(9):1562-75 in Pub Med: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16930219) la prevalencia de SAF (FAS) llega del 3,7 al 7,4 de cada 1.000 niños en algunas zonas, lo cual eleva las cifras aceptadas hasta ahora para Europa Occidental. Las estimaciones de prevalencia actuales de FAS es de 0,5 a 7 casos por cada 1.000 nacidos vivos en Estados Unidos (“Recognizing Alcohol-Related Neurodevelopmental Disorder (ARND)” in Primary Health Care of Children, 2011).

Los daños que produce en el bebé el hecho de que la madre tome alcohol son muy numerosos. Las evidencias indican que el alcohol afecta principalmente al desarrollo del cerebro y, por lo tanto, el consumo supone un riesgo. Los principales daños al bebé son: anomalías faciales características, anomalías del desarrollo del sistema nervioso central, trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol (ARND), defectos de nacimiento relacionados con el alcohol (ARBD). Otras anomalías son la microcefalia, deterioro intelectual (leve a moderado retraso mental), retraso en el desarrollo, hiperactividad en la infancia o trastorno de hiperactividad con déficit de atención (TDAH), malformaciones cardíacas y otros.

La Tercera Conferencia Europea sobre FASD tendrá lugar los días 20 a 22 de octubre 2014 en Roma, Italia. La primera Conferencia se celebró en Kerkrade, Países Bajos, en 2010, y la segunda en Barcelona en​​ 2012.

http://eufasd.org/rome_main.php

 

www.socidrogalcohol.org