El síndrome alcohólico fetal es la segunda causa de retraso mental

09-09-2014 ConSalud. Es

José M. Lozano Motos | Madrid

Este martes, 9 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Síndrome Alcohólico Fetal, el cual afecta en España a dos de cada 1.000 recién nacidos vivos, y que está causado por la ingesta de alcohol por parte de la futura madre durante los meses de embarazo.

De hecho, el presidente de la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías (Socidrogalcohol), el doctor Julio Bobes, indica a ConSalud.es que este síndrome es "la segunda causa de retraso mental tras el de Down".

En este sentido, declara que el alcohólico fetal no solamente alcanza alteraciones psicológicas, "sino también morfológicas". Así, entre las primeras, destaca "las comportamentales, y las dificultades para la sociabilización y una normal integración y desarrollo personal".

El también catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo, que confirma que "en algunos casos podrían darse circunstancias fatales", manifiesta que cuanto antes se desarrollen las intoxicaciones, "más daño aparece en el cerebro". Aquellos fetos que son sometidos desde el primer semestre "tienen más alteraciones del neurodesarrollo", lamenta.

Precisamente, Bobes expone que éstas consisten en las relativas a las neuronas, y se circunscriben a "su desubicación y a que no alcanzan la madurez que se tenía prevista de acuerdo a la dotación genética". Ante ello, insta a "una higiene total respecto al alcohol".

SE HACE CONCIENCIACIÓN SOBRE ELLO DESDE HACE 40 AÑOS

A su juicio, gracias a "la neuroimagen y a otras técnicas de biología molecular" ahora se sabe en qué zona cerebral se encuentran los daños. Sin embargo, subraya que éste "es un tema ya conocido y formulado desde hace 40 años", aparte de ser un aspecto "muy importante para el sistema social".

En la misma línea se encuentra el relativo al consumo de tabaco, que produce otro tipo de daños, ya que "es una sustancia que también es capaz de generar neurotoxicidad", explica. De cualquier forma, "la que más daño produce a efectos del desarrollo cerebral es el alcohol", sostiene.

Por otra parte, Bobes se refiere a la importancia de seguir los controles ginecológicos y hacer vida saludable, y es que todo lo que no sea así "es estar sometiendo a riesgo a una tercera persona, que va a ser su hijo". Sobre todo, insiste en ello debido a que los daños que se generan "son irreversibles".

Para evitar que éstos se produzcan, apuesta por "más sensibilidad social y de las autoridades que se encargan de la prevención de los consumos y del abuso del alcohol y otras drogas". "Todavía seguimos teniendo niños a los que les ocurre esta dificultad contraída como consecuencia del comportamiento de las madres frente a las drogas", lamenta.

http://www.consalud.es/see_news.php?id=12947