El alcoholismo es la enfermedad adictiva que menos se detecta

Día sin Alcohol, 15 de noviembre 2014

SOCIDROGALCOHOL alerta de que el alcoholismo es la enfermedad adictiva que menos se detecta y se trata

 

  • La escasa percepción de riesgo sobre el consumo abusivo de alcohol impide que la sociedad sea consciente de sus graves consecuencias.
  • El consumo de alcohol, entre las cinco primeras causas de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo.
  • El abuso del alcohol, responsable de patologías crónicas como la hipertensión y diversas enfermedades del aparato digestivo.
  • La dependencia del alcohol continúa siendo una enfermedad infradiagnosticada y estigmatizante, pero con una buena respuesta al tratamiento.

 

 

Madrid, 13 de noviembre 2014 - Un año más, con motivo del Día sin Alcohol que se conmemora cada 15 de noviembre, SOCIDROGALCOHOL llama la atención sobre la baja conciencia de riesgo existente en torno al consumo abusivo de alcohol y alerta de que detrás de ese patrón de consumo perjudicial puede existir una enfermedad como es la dependencia del alcohol, responsable, a su vez, de un gran número de patologías crónicas tales como hipertensión y enfermedades del aparato digestivo, entre otras.

Según ha puesto de manifiesto la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último Informe sobre la situación mundial del alcohol y la salud en 2014, publicado hace unos meses, el consumo de esta sustancia se relaciona con el riesgo de desarrollar más de 200 enfermedades. En esa larga lista se encuentran desde patologías cuya vinculación con el alcohol es de sobra conocida -como la cirrosis hepática, pancreatitis y diversos tipos de cánceres, entre otras- hasta enfermedades crónicas que habitualmente la población no asocia ni relaciona con un consumo abusivo de alcohol o con la adicción a esta sustancia.

Para el Profesor Julio Bobes, presidente de SOCIDROGALCOHOL, “teniendo en cuenta que el alcohol es considerada una sustancia tóxica capaz de contribuir a la aparición de múltiples enfermedades sistémicas, es necesario que los usuarios o pacientes reconozcan la toxicidad potencial del alcohol en los diferentes formatos que se consumen y gestionen adecuadamente”.

En opinión del Dr. Francisco Pascual, vicepresidente de SOCIDROGALCOHOL, “no hay que olvidar, como ya demostraba la revista Lancet, que si sumamos el daño ocasionado sobre la persona y sobre su entorno, al alcohol sigue siendo la droga número uno”.

Los daños físicos que esconde el consumo abusivo de alcohol

El consumo de alcohol se sitúa entre las cinco primeras causas de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo, sin contar las consecuencias socioeconómicas del abuso del alcohol, según la OMS.

Por eso, conviene recordar que el alcohol también está implicado en el desarrollo de enfermedades endocrinas y metabólicas como la diabetes tipo II, así como en el aumento de la presión arterial en forma dosis dependiente, siendo la causa de entre un 5 y un 30% de los casos de hipertensión arterial, sin olvidar su papel en las gastritis agudas. En todos los casos, la mayor parte de la relación causa-efecto parece depender del volumen promedio de alcohol ingerido.

El alcohol puede interferir también con el normal funcionamiento del sistema inmune, incrementando la susceptibilidad hacia ciertas enfermedades infecciosas (VIH, neumonía, tuberculosis) y se ha observado, por otra parte, un mayor riesgo de traumatismos (especialmente en hombres) y, en niveles de consumo elevados, daños musculares, así como su relación con problemas de fertilidad en hombres y mujeres.

En España, el alcohol está detrás del 3,6% de los fallecimientos. De los 3,3 millones de muertes en el mundo atribuidas al alcohol en 2012, un tercio fueron fallecimientos a causa de enfermedades cardiovasculares y diabetes provocadas por el alcohol. Por eso, desde SOCIDROGALCOHOL se recuerda que el abuso del alcohol es una de las principales causas prevenibles de morbilidad y mortalidad en el mundo.

“Me gustaría aprovechar el Día sin Alcohol para generar una reflexión sobre los verdaderos daños secundarios del uso de una sustancia de potencial tóxico, que afecta tanto a las formas de bebida centroeuropeas como a las formas de ingesta continuada del sur de Europa”, añade el Profesor Bobes.

Escasa conciencia sobre el riesgo asociado al consumo excesivo de alcohol

La sociedad española sigue sin estar concienciada del riesgo que entraña el consumo nocivo de alcohol. Según la OMS, el consumo de riesgo se sitúa entre los 40-60 gramos de alcohol puro al día en el caso de los hombres, y en 20-40 gramos en las mujeres. Superados esos 60 o 40 gramos al día respectivamente, el consumo puede ser perjudicial, es decir, tiene efectos sobre la salud física y/o mental, y puede derivar en dependencia.

Como explica el Dr. Francisco Pascual, “el consumo de alcohol en nuestro país alcanza cifras muy importantes, al estar vinculado al entender lúdico de la cultura mediterránea, de ahí la permisividad y baja percepción del problema”, quien añade que “durante años los problemas relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas han estado en un segundo plano y se sigue pensando en el concepto vicio de los bebedores que pierden “el control” en lugar de en una enfermedad”.

Para hacer estas cifras más comprensibles conviene saber que una copa de vino o una caña o botellín de cerveza contiene 10 gramos de alcohol puro mientras que un combinado –mezcla de una bebida espirituosa con un refresco- contiene 20 gramos.

La dependencia del alcohol, una enfermedad infradiagnosticada y estigmatizante

El diagnóstico de la dependencia del alcohol, una enfermedad del sistema nervioso central, crónica, recurrente y con alta comorbilidad, continúa siendo un reto para los profesionales sanitarios, algo a lo que contribuye, en gran medida, al estigma asociado a este trastorno, que se oculta y se mantiene en la más estricta intimidad.

La mayoría de las personas que presenta dependencia del alcohol no se ha sometido nunca a un tratamiento especializado. Los que solicitan ayuda suelen hacerlo porque padecen otros trastornos médicos asociados. En el conjunto de la Unión Europea, solo el 10% de las personas con dependencia recibe tratamiento. 

Como pone de manifiesto el Doctor Josep Guardia Serecigni, miembro de la junta directiva de SOCIDROGALCOHOL, “el alcoholismo es, entre todas las enfermedades adictivas, la que tiene una mejor respuesta al tratamiento, pero la gran mayoría de personas que sufre alcoholismo no ha seguido un tratamiento especializado”.

En comparación con otros trastornos de salud mental, el abuso y la dependencia del alcohol son los que presentan un vacío terapéutico más amplio, que suele expresarse como el porcentaje de individuos que requieren, pero no reciben, tratamiento.

Se calcula que si el 40% de pacientes con dependencia del alcohol en España siguieran tratamiento farmacológico, se podrían prevenir en un año el 2,2% de las muertes provocadas por este trastorno en mujeres y el 6,2% en hombre.

SOCIDROGALCOHOL es la primera sociedad científica que se ocupa en España del estudio y las investigaciones sobre las enfermedades adictivas, como el alcoholismo, y dirige sus esfuerzos científicos a mejorar los conocimientos sobre su prevención. El alcoholismo es una de las enfermedades adictivas que tiene mejor respuesta al tratamiento, especialmente cuando la persona acude a tratamiento especializado desde las etapas iniciales de su enfermedad.