Alcohol y embarazo.

Cada año, el 9 de septiembre se celebra a nivel mundial el Día del Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), aunque sea como recordatorio de un problema que no siempre está a la luz y sobre todo que sirva como advertencia a las mujeres en particular y a la Sociedad en general de que durante el consumo de alcohol debe ser 0.

no-alcohol-001

¿Pero ni una copa, ni una cerveza, ni una SIN? Pues no, nada es nada, ya que el alcohol ingerido por la madre, por poca cantidad, pasa la barrera placentaria y llega a afectar al feto que está en formación, a sus tejidos y a su celebro; a su crecimiento intrauterino al fin y al cabo.

Pero bueno, por una… Que no, ya que no sabemos la dosis tóxica de necesidad y lo que sí que sabemos es que no hay dosis no lesiva, el consejo siempre ha de ser cero. Y esto es un consenso científico internacional en el que todos los Institutos científicos, entidades y sociedades científicas están de acuerdo, es más en el parlamento europeo hay un acuerdo al respecto y se pide a la industria alcoholera insistentemente que pongan una advertencia en todas las botellas que contengan etanol, por poca que sea la cantidad.

Pero, ¿tan grave es el tema? Pues juzga tú mismo, se calcula que entre 1 – 2 de cada mil recién nacidos vivos sufren un Síndrome alcohólico fetal, con alteraciones en el desarrollo, bajo peso y talla, perímetro craneal disminuido, retraso mental alteraciones morfológicas en la cara y malformaciones en algunos órganos o tejidos), se calcula que este cuadro es la segunda causa de déficit mental, tras el Síndrome de Down y en algunos países ya es la primera.

Pero esa es la parte visible del problema, hay otra parte que no es tan llamativa, que no se aprecia a primera vista, por ejemplo, algunas alteraciones del comportamiento, incluso cuadros de TDHA, déficits en el desarrollo psicomotor, que aparecen o se detectan en periodo de escolarización y que cuando indagas se puede comprobar que la madre bebió algún tipo de bebida alcohólica durante el embarazo, es lo que conocemos como Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) y que puede llegar a alcanzar hasta un2-5% de la población. Esta cifra es muy alta, o a nosotros al menos nos lo parece y es que estudios recientes en España han revelado que hasta 4 de cada 10 embarazadas han consumido algo de alcohol durante el embarazo.

Así es que, aunque alguien quiera quitar importancia al tema o nos tilden de pesados, año tras año seguiremos dando datos, advirtiendo, aconsejando a las mujeres que no consuman nada de alcohol si están, creen estarlo y si quieren quedarse embarazadas.

Y un último apunte, el etanol, el alcohol que contiene las bebidas alcohólicas, pasa también la barrera de la leche durante la lactancia y si bebe la madre algún tipo de bebida alcohólica y está dando pecho, le estará dando a su bebé también a beber, con las consecuencias consecuentes para el niño, dicen que algún tipo de bebida sirve para favorecer la subida de la leche, que los niños duermen mejor, que… lo que estamos haciendo es “embriagar” al pequeño y ¿quién le daría algo nocivo a su hijo?

Nosotros no lo podemos hacer por ti, pero sólo tú puedes evitarlo, tu hijo te lo agradecerá y crecerá más sano y más feliz.

Por lo tanto, en embarazo y lactancia alcohol 0.

Símbolo adoptado en Europa.

Dr. Francisco Pascual Pastor

Presidente SOCIDROGALCOHOL

Asesor de CAARFE