Crecen un 9% los delitos por conducir bajo la influencia del alcohol

  •    Rueda de prensa Oviedo. Foto 2 reduc
  •     Socidrogalcohol organiza desde hoy 11 de mayo y hasta el próximo día 13 en Oviedo su XLIV Jornada Nacional con cerca de 600 asistentes

La sociedad científica Socidrogalcohol organiza estos días en Oviedo su XLIV Jornadas Nacionales. El evento más importante del año de la sociedad de adicciones más antigua de España reúne estos días a cerca de 600 profesionales de distintas disciplinas.

Julio Bobes, profesor y presidente del comité organizador de las Jornadas, ex presidente de Socidrogalcohol y miembro de Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), ha sido el encargado de presentar el evento que arranca esta misma tarde con unos talleres prejornadas pero que se desarrolla más extensamente mañana 12 de mayo y el sábado 13.  El profesor ha destacado la presencia de grandes profesionales de las adicciones que estos días se acercan a la ciudad asturiana para la presentación y el intercambio de conocimientos científicos actualizados sobre los trastornos por consumo de alcohol, drogas y demás conductas adictivas, a partir de los resultados de estudios de investigación efectuados por destacados profesionales españoles y extranjeros.

Un año más, y como viene siendo habitual, desde el Plan Nacional sobre Drogas, de la mano de su delegado Francisco de Asís Babín, se dará a conocer la evaluación de la estrategia nacional del 2009 al 2016 y se analizarán los retos para desarrollar la siguiente.

Las jornadas están dedicados a los distintos campos dentro del mundo de las adicciones: prevención, intervención, investigación, etc. y buscan suplir las necesidades de sus socios y asistentes provenientes de distintas disciplinas (psicólogos, trabajadores sociales, médicos, psiquiatras, enfermeros, etc.)

El alcohol y la conducción es el tema sobre el versa uno de los talleres de las prejornadas que arrancan esta misma tarde. El alcohol es un claro factor de riesgo en la conducción, relacionado con un elevado número de accidentes de tráfico en carretera y en ciudad. Es de sobra conocido que la conducción bajo los efectos del alcohol es peligrosa. Sin embargo, muy pocos conductores saben a qué riesgo se exponen exactamente cuando conducen bajo estos  efectos. Así lo ha explicado Nuria Guisández Jiménez, miembro de la Asociación Española de Toxicología (AETOX), de Socidrogalcohol y Colaborador Honorífico del departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

“Una deficiente exploración visual de la carretera y su entorno es uno de los factores que contribuyen a la siniestralidad de los accidentes de tráfico; ya que más del 90% de la información que recibimos sobre el tráfico nos llega a través de la visión, y para la mayor parte de las maniobras, el conductor ha de basarse  en su sentido visual. Si a esto, le añadimos la ingesta de alcohol, hace que la siniestralidad se incremente ya que conducir es una actividad compleja que exige la participación de procesos cognitivos y motores”, ha explicado Guisández, que ha realizado el estudio de investigación (Tesis Doctoral).

La justificación de este estudio se ha basado, entre otras, en la existencia de un aumento de delitos de conducción bajo la influencia de alcohol, incrementando las sentencias condenatorias en un 11% por delitos contra la seguridad vial en 2014 (92.682 sentencias condenatorias, 9.300 más que en 2013). Siendo el consumo de alcohol la infracción más cometida. El pasado año, cuatro de cada 10 actuaciones diarias de los Juzgados de Guardia fueron procedimientos de juicio rápido por delitos viales: de cada tres escritos de acusación presentados por el Ministerio Fiscal, uno fue por infracciones penales, y de cada 10 condenas que se dictaron, cuatro fueron por delitos de esta especie.

Los delitos por conducir bajo la influencia del alcohol han sido los que más han crecido: de 53.793 condenas  a 58.607, lo que supone un porcentaje de subida de un 9%.  De las 92.682 condenas dictadas se han impuesto 54.000 penas de multa, 35.769 penas de trabajos en beneficio de la comunidad y 297 suspensiones de pena de prisión con programas de educación vial.

Guisández ha concluido que el alcohol - en concentraciones permitidas por la Normativa Vigente - influye de manera altamente significativa en la visión y que por tanto, tiene consecuencias graves, como el incremento de sufrir un accidente a causa de la reducción de la agudeza y el campo visual, visión doble y errores de cálculo de las distancias, aumentando significativamente la distancia de frenada en un 28%, - en concentraciones < 0,15 mg/L en aire espirado - lo que equivale a un lata de cerveza (33 cl) .

Juan Carlos González Luque, Subdirector Adjunto de Investigación e Intervención de la  Dirección General de Tráfico, ha alertado de que “cada año casi la mitad de los conductores y peatones fallecidos en accidente de tráfico tenían presencia de alcohol, otras drogas o medicamentos. Además, uno de cada diez conductores han consumido de modo reciente alguna sustancia psicoactiva distinta al alcohol”. El taller que imparte pretende también hacer conocer al profesional los aspectos prácticos y los fundamentos científicos y técnicos de la detección de drogas en carretera, con la posibilidad de efectuar pruebas similares a las realizadas por los agentes de tráfico, que este año alcanzarán las 100.000 pruebas en el ámbito de sus competencias.

UNIDADES DE DESINTOXICACIÓN

El desarrollo de la asistencia a las adicciones en las diferentes comunidades, no es parejo. Y en muchos casos, han tenido que asumir esta responsabilidad personal, que no tenía la suficiente experiencia en el campo. Por lo que parece adecuado, hacer una puesta en común de los últimos procedimientos y técnicas. Que permita, por un lado formar y por otro consensuar protocolos de tratamiento. Este es uno de los objetivos del taller sobre Unidades de Desintoxicación Hospitalaria que también tiene lugar esta tarde.

A pesar de la gran variedad de sustancias con las que se puede desarrollar dependencia, y la gran diversidad de personas que pueden ser dependientes; un hecho fundamental, es que el “miedo al mono”, es uno de los factores que más retarda la asistencia a un recurso terapéutico, ha explicado Eduardo Carreño, Jefe del Servicio de la Unidad de Desintoxicación Hospitalaria del Sanatorio Nuestra Señora de Covadonga en Gijón: “Con los medios y conocimientos actuales, se puede asegurar que se puede realizar cualquier tratamiento de desintoxicación con total seguridad y confortabilidad para el paciente”