El estigma de la persona con adicción se combate con la cooperación y visibilización

       IMG 2901

        La sociedad científica Socidrogalcohol reúne en Madrid en la sede de la Organización Médica Colegial a más de medio centenar de personas en un debate que ha tratado de dar a conocer el estigma de la persona con trastorno adictivo mediante el relato de testimonios que lo han sufrido pero también con una mesa debate en la que han participado: El Consejo General de Trabajadores Sociales, el Colegio de Psicólogos, la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción (FAD), la Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente (UNAD), la Red Iberoamericama de ONG de Drogodependencias (RIOD), la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España (CAARFE) y la Organización Médica Colegial (OMC).

“Para los antiguos griegos el estigma era una marca, una señal negativa que distinguía a una persona”, empezaba definiendo el presidente de Socidrogalcohol Francisco Pascual.  Hoy el estigma en la persona con trastorno adictivo son prejuicios, es una forma en la que la persona con este problema de salud se ve como diferente, inferior, tanto por él mismo como por la sociedad. Esto le hace no participar y no intervenir socialmente. “La familia también está estigmatizada, con dolor y con sufrimiento, explica Cristina Padros, psicóloga de CAARFE.

Miguel Ángel Rodríguez en representación de la FAD puso sobre la mesa unos datos extraídos de un estudio realizado desde la fundación. En este se preguntaba a la gente si consideraban a una persona con adicción una ‘persona normal’. Un 40% respondía que sí en 2004 mientras que solo respondía que sí un 25% en el 2014. “Esto significa que se detiene la normalización que había empezado a producirse por valores defensivos producidos por la crisis, lo que supone un retroceso”, explicaba Rodríguez.

El estigma ha estado presente siempre en el mundo de la salud mental y lo está también en el mundo de las adicciones. Josep Vilajoana, en representación del Colegio General de Psicólogos, explicaba que el estigma se construye y que el reto es que todas las entidades que se han adherido al manifiesto propuesto por Socidrogalcohol lideren y cooperen para trabajar por #RomperElEstigma (nombre de la campaña).

Tras el intenso debate se sacaron interesantes conclusiones y propuestas hacia dónde dirigir el trabajo que hay que hacer con el objetivo de romper el estigma. Juan José Fernández, representante de la RIOD,  habló de la necesidad de fijarse en colectivos que ya han estado trabajando en este sentido. En su opinión no han funcionado las campañas informativas porque no han llegado a la población a la que tenían que llegar y ha funcionado muy bien el contacto con personas estigmatizadas pero extendiendo al resto de población su visión desde la cooperación y el respeto. Fernández destacó también la necesidad de desarrollar y practicar el concepto de solidaridad, trabajar el autoestigma y el empoderamiento.

Entre los presentes se habló también de la necesidad de regulación de la publicidad, la normalización de las personas con trastorno adictivo y desde la OMC se hizo especial hincapié en la necesidad de sensibilizar a los profesionales sanitarios trabajando desde los colegios de profesionales.

“No tenemos que olvidar nunca el matiz social”, destacaba Rafael Arredondo en representación de los trabajadores sociales quién además matizó que no estamos en igualdad de condiciones cuando se ejerce prevención y socialmente se invita de forma continuada al consumo, sobre todo de alcohol, que es la droga más consumida en España.

José Luís Rabadán, como representante de la UNAD, habló de la necesidad de inversión en el modelo biopsicosocial.

José Manuel Torrecilla, Subdirector General de Coordinación de Programas del Plan Nacional sobre Drogas fue el encargado de inaugurar el acto junto con el presidente de Socidrogalcohol Francisco Pascual y el presidente de la OMC Serafín Romero. Torrecilla aprovechó para dar a conocer los temas que preocupan al Plan Nacional como la baja percepción de riesgo en el alcohol, el problema de los menores y el alcohol, pero también el estigma de la mujer con adicción y las adicciones sin sustancia. Por su parte Romero habló de lo poco que se ha avanzado en el tema del estigma en las últimas décadas, de la necesidad de capacitar a los profesionales que se han formado por su cuenta pero que llevan años trabajando en adicciones y destacó la necesidad de trabajar con los médicos y otros profesionales sanitarios para poder trabajar con ellos cuando son ellos los que presentan el problema de salud.