Reacción al artículo de El País. Consumo de alcohol 0 durante embarazo y lactancia

Ayer el diario El País publicaba un artículo sobre dos polémicos libros escritos por la economista Emily Oster. En cada libro se desmontan lo que ella llama ‘tópicos’ sobre el embarazo y la crianza respectivamente.

El primero de los libros titulado ‘Expecting Better’ es el que nos atañe como sociedad científica de adicciones (SOCIDROGALCOHOL) y, como participantes del Colectivo de Entidades Afectadas por la Adversidad Temprana - CEAT (engloba a las siguientes asociaciones: AFASAF: Asociación de Familias Afectadas por Alcoholismo Fetal. Cora: Coordinadora  de  asociaciones de adopción y acogimiento, Fundación Albores. Intervención a menores y adolescentes. Petales España.  Asociación Ayuda Mutua Trastornos de Apego.  SAF Group. Grupo Síndrome Alcohólico Fetal. Tolerancia Cero.  Contra la adversidad temprana. Visual TEAF. Proyectos solidarios. AFATRAC, ASOFACAM, AFADEX, Adopcionpuntodeencuentro, Inclusive. CAARFE: Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España. SOCIDROGALCOHGOL. Sociedad científica para el estudio del alcohol, el alcoholismo y otras toxicomanías). Fue publicado en 2013, sin embargo, el motivo por el que ha saltado ahora a la actualidad mediática en España, es por la reciente publicación de su segundo libro, que salió el pasado mes de abril.  Y es que la autora, economista de profesión, con motivo de su primer embarazo, se sentó a realizar una búsqueda biliográfica en PubMed y llegó a varias conclusiones. Entre ellas destaca que el consumo de una copa de vino diaria a partir del segundo trimestre de gestación, es totalmente seguro. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD.

 

Queremos aprovechar la publicación de este artículo en un medio de tirada nacional con miles de lectores, no para atacar la profesionalidad de la periodista ni del propio medio en cuestión, sino para aclarar ciertos aspectos del consumo de alcohol durante el embarazo y proponer, quizás, un contenido de mayor profundidad en un tema de extremada delicadeza que puede contribuir a banalizar un consumo que ya es de por si difícil de trasmitir a la población como peligroso y de riesgo. Entendemos perfectamente que la profesional de la comunicación ha hecho referencia a la polémica y a la publicación de ambos libros. Y nosotros como sociedad científica estamos en la obligación de responder ante las informaciones vertidas y matizarlas de cara a la sociedad en general y a la salud pública en concreto.

En agosto del 2018, la prestigiosa revista científica The Lancet, publicaba su mayor estudio con evidencia científica sobre los efectos del consumo de alcohol. Dicho artículo concluía que no hay un nivel de consumo de alcohol seguro para la salud, por lo que podemos entender que menos todavía en un momento de alta sensibilidad como es el embarazo. La muestra fue recogida en 195 países durante 30 años.

El alcohol es un tóxico que atraviesa la barrera placentaria con gran facilidad e interfiere en el normal desarrollo del feto. Se sabe que a mayor cantidad de alcohol consumido, mayores serán las consecuencias. Y también se sabe que no hay ninguna cantidad de alcohol segura, por lo que las recomendaciones son que el consumo debe ser 0 desde incluso antes del momento de la concepción. Por lo que las afirmaciones de que no hay riesgo durante el segundo trimestre de embarazo, son absolutamente infundadas.

El alcohol en el embarazo puede producir el denominado Trastorno del Espectro alcohólico fetal, que son una serie de alteraciones físicas y psíquicas sobre el bebé en desarrollo que cursará en problemas muy diversos durante toda la vida de la persona.  Las consecuencias son alteraciones en el desarrollo cognitivo, en el aprendizaje, en el desarrollo motor, en la presencia de trastornos variados (hiperactividad, depresión, psicóticos, ansiedad, bipolaridad, trastornos obsesivo-compulsivos, trastornos en el aprendizaje, entre otros), y en algunos casos alteraciones físicas. Entre 1 y 2 niños por cada 1000 están afectados por el Síndrome Alcohólico Fetal, SAF, una cifra que incrementa en el caso de los niños adoptados de Europa del Este. sin embargo, sabiendo que las consecuencias pueden ser irreversibles para el resto de la vida y totalmente prevenibles, el 65% de las embarazadas afirma, según un estudio realizado hace unos años en el Hospital del Mar de Barcelona, haber consumido algo de alcohol durante los meses de embarazo.

La evidencia científica es tal, que incluso la OMS en 2016 publicó un informe que proporcionaba una visión general de la literatura sobre las intervenciones para prevenir la exposición al alcohol durante el embarazo que se dirigen tanto a las mujeres embarazadas como a las no embarazadas, pero en edad fértil. El objetivo de este informe es hacer una revisión de la literatura sobre la prevención de la exposición al alcohol durante el embarazo a partir de estudios publicados en la última década, y estudios de casos actuales de ocho países europeos, para compartir su experiencia. La OMS entiende que las discapacidades permanentes causadas por la exposición al alcohol durante el embarazo (conocido como síndrome de alcoholismo fetal), así como otros efectos negativos de la exposición al alcohol en el embarazo, son un importante problema de salud pública.

Las consecuencias del consumo de alcohol durante el embarazo son irreversibles pero totalmente prevenibles y se pueden dar en cualquier momento de la gestación y sea cual sea la cantidad tomada. Por lo que de nuevo, recordamos:

EL CONSUMO DE ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO YLA LACTANCIA DEBE SER 0. (También entra como consumo  una cerveza o una copa de vino).

BIBLIOGRAFÍA:

$1·         Wozniak JR, et al. Lancet Neurol. 2019. Clinical presentation, diagnosis, and management of fetal alcohol spectrum disorder. PubMed

 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/31160204/?i=19&from=fetal%20alcohol%20syndrome

$1·         Mattson SN, et al. Alcohol Clin Exp Res. 2019. Fetal Alcohol Spectrum Disorders: A Review of the Neurobehavioral Deficits Associated With Prenatal Alcohol Exposure. PubMed

 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/30964197/?i=37&from=fetal%20alcohol%20syndrome

$1·         Jonsson E1. Fetal Alcohol Spectrum Disorders (FASD): A Policy Perspective. PubMed

 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30835512/

$1·         Ferraguti G, et al. Addict Biol. 2019. Fetus morphology changes by second-trimester ultrasound in pregnant women drinking alcohol. PubMed

 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/30811093/?i=53&from=fetal%20alcohol%20syndrome

$1·         Consuelo Guerri. Nuevos programas de información y prevención en Europa para reducir los riesgos del consumo de alcohol durante el embarazo y la aparición del Síndrome Alcohólico Fetal y sus efectos relacionados. Vol. 22, Núm. 2 (2010), Adicciones.

 http://www.adicciones.es/index.php/adicciones/article/view/197/187

$1·         Marta Blasco-Alonso,    Ernesto González-Mesa,              Milagros Gálvez Montes,             Isabel Lozano Bravo,               Federico Merino Galdón,             Francisco Cuenca Campos,          Gema Marín Schiaffino, Sergio Pérez Torres, José Herrera Peral,          Inmaculada Bellido Estévez. Exposición a tabaco, alcohol y drogas de abuso en gestantes. Estudio de prevalencia en gestantes de Málaga (España). Vol. 27, Núm. 2 (2015), Adicciones.

 http://www.adicciones.es/index.php/adicciones/article/view/695/681